Hemeroteca de Nino Bravo

Telecran (Chile), febrero 1971

 

Nino Bravo, un frío y romántico ex contador

 

   Es tímido y sencillo. Parece que aún no se acostumbra a que lo consideren un astro de la canción.
   -¿Tímido yo...? Tengo mucho valor.
 
 -¿Por qué te crees valiente?
   -Porque hace falta valor para enfrentarse al público en cualquier sitio. También desde un escenario o detrás de un micrófono.
   La modestia asoma a sus palabras cuando dice:
   -Nino Bravo es un señor que nació en Valencia, que tiene 25 años, que canta y que se distingue de los demás sólo por eso, por cantar.

TRAS LA MÚSICA

   En la realidad se llama Luis Manuel Ferri Llopis. Lo de Nino Bravo surgió en el seno de una reunión de amigos empeñados en buscarle nombre comercial. Nació en Ayelo de Malferit, un pueblecito de la provincia de Valencia. Comenzó a cantar en público a los nueve años, formando parte de un coro, mientras estudiaba la escuela media.
   Terminada ésta, ingresó a estudiar Comercio. Se había dedicado a la contabilidad de empresas y cuando apenas había iniciado su trabajo profesional,
lo dejó, prefiriendo formar parte de esos conjuntos artísticos que proliferan en la región valenciana.
   Hizo su servicio militar en la Marina. Al licenciarse hace un par de año, decidió emprender
la carrera de cantante solista. Por eso, cuando se le pregunta desde cuándo canta, responde:
   -Profesionalmente, hace dos años. Pero cantar..., ¡canto desde los cuatro años!
   Ya con el nombre de Nino Bravo hizo su presentación oficial en el Festival de Atenas de 1968, donde logró conquistar un cuarto puesto. Más tarde, de la mano del compositor y músico Manuel Alejandro (sí, el del binomio con Raphael), se colocó como finalista en el Festival de Barcelona. Y cosa curiosa: fue en su eliminatoria en el Pre-eurofestival celebrado en Barcelona que lo convirtió en estrella. Entonces los críticos dijeron que había nacido un nuevo cantante. Pronto su tema "Te quiero, te quiero" se ubicaba en los primeros lugares de los rankings de popularidad.

GRAN VOCACION

   -¿Por qué cantas?
   -¡Toma! Porque me gusta -casi ha gritado la respuesta, con gran decisión.
  
-¿Piensas seguir en el canto por mucho tiempo o volverás a tu profesión de contador?
   -Como pienso vivir muchos años y cantar es lo que más me gusta, seguiré haciéndolo hasta los ochenta.
  
-¿Cómo definirías tu estilo?
   -Me inclino por lo melódico, por los temas de amor.
  
-¿Se puede comparar tu estilo con algún otro cantante español?
   -No. Lo que yo hago en España lo hago solamente yo.
  
-¿Qué tipo de música te gusta?
   -En general, cualquier tipo de música, siempre que sea buena. Me gusta la música que hago yo.

EL AMOR

   La charla continúa. Nino habla del profundo respeto que tiene a su profesión, a todas las profesiones. Opina que no hay un buen profesional sin un oficio bien aprendido y bien practicado. Que el éxito en la vida depende del trabajo y del esfuerzo. Está acorde en que en Valencia, su tierra natal, los músicos parecen darse tan bien como las naranjas.
   Recuerda que comenzó a cantar en un coro cuando tenía nueve años. Pero afirma que nunca ha querido estudiar canto porque desconfía de los profesores. Prefiere estudiar solo y mucho, por temor a caer en manos de alguien que pretenda colocarle la voz en un sitio distinto al que la tiene. Pero reconoce que eso de cantar bien es cuestión de educación, de aprendizaje, de método.
   -La verdad es que soy muy poco intuitivo -dice-. Prefiero madurar las cosa, reflexionarlas, a fiarlas al azar o a la inspiración del momento.
  
-¿No es eso demasiado frío para quien canta canciones de amor?
   -¿Es que el ser consciente impide ser sentimental...? Yo no lo creo así, porque el amor es lo más hermoso del mundo y mientras haya amor habrá vida. Sólo hasta ese momento. Y le canto al amor, canto canciones de amor, porque a la gente hay que hacerla feliz.
 
 -Y a propósito... ¿tienes novia?
   -Siempre, aunque hay un detalle que creo hay que señalar: nunca es la misma.