Hemeroteca de Nino Bravo

Los Sitios de Gerona, 9 de Abril de 1972

 

NINO BRAVO... y la competencia

 

   Nino Bravo es un hombre importante dentro de la discografía española. Su producción es amplia como sólo la tienen las figuras. Y prueba de ello es el conocimiento a fondo que tenemos de Nino. Creo que la personalidad de Nino Bravo ha quedado clara para los aficionados a la música y ya se puede ser un "pro" o un "contra" de Nino. Sus discos, sus galas y los medios de difusión han hecho posible que le conozcamos bien, eso al menos, pienso yo.
  
-¿Crees tú lo mismo, Nino?
   -Bueno, nunca se llega a conocer bien y a fondo a una persona y por tanto tampoco a un intérprete. Lo que sí es posible es ahondar en la personalidad de esta persona o intérprete y tener una idea de su base. Esto, pienso que gran parte, cada vez más los que llegan a ello.
   En este afán de conocerle, de "saberle", nos ha mostrado a un hombre sencillo, sin complicaciones, que habla de las cosas llanamente porque seguramente él es el primer "llano".

   -¿Cómo ves la música en nuestro país?

   -Es algo muy complejo, muy difícil de concretar. De cualquier modo y para resumírtelo, te diré que está en un momento floreciente en el que se van cubriendo metas. Hay cada vez más profesionalidad en la canción y esto, lógicamente, es bueno para la música como lo es para cualquier profesión o arte.

   -¿Y tú, en este momento?

   -Personalmente me tomo la canción de un modo muy profesional. Ya cuando cantaba en los primeros grupos que formé me tomaba mi trabajo de este modo, aunque entonces estaba obligado a desempeñar otros trabajos para ganar dinero, pero ya era muy consciente de lo que significaba cantar y, sobre todo, de lo que significaba para mí subir al escenario y cantar unas canciones, en una palabra, de mi personalidad. Actualmente que tengo la suerte de vivir de la canción sigo tomándomelo con el mismo grado de profesionalidad. Hago mi trabajo lo mejor que puedo y a mi aire.

   -¿Se puede hacer el trabajo al aire de uno?

   -Sí; ¿por qué no? Personalmente, sí puedo hacerlo. Es lógico que tenga en cuenta una serie de cosas, una serie de personas que trabajan muy cerca de mí, como pueden ser mi manager, mi casa discográfica, etcétera; pero estamos tan compenetrados que forman parte de mi "aire", éste que anteriormente citaba.

   -¿Y en cuanto a los demás profesionales, en algún modo te dificultan y te benefician en tu trabajo?

   -No creo que la relación entre cantantes puede beneficiar o perjudicar a unos o a otros. Personalmente voy a lo mío y no me preocupo de las cosas de los demás ni, por tanto, me meto con ellos. Cada uno que trabaje en lo suyo.

   -¿Su trabajo te interesa?

   -Enfocado de este modo, sí. No sólo me interesa sino que me preocupo por lo que estén haciendo los cantantes que a mí me gustan y que creo interesantes. Pero no con ningún fin retorcido, simplemente por un fin profesional.
   -¿No has encontrado el éxito por no tener, precisamente, casi competencia en el tipo de canción que tú cantabas?
   -Creo que el tipo de canción que yo hago es el mismo que se hacía quinientos años atrás. La música, más larga o más corta, es la misma la que se hace hoy a la que se hacía antes. No creo en los tipos de canción, la canción es una. Por ello, la competencia que haya podido encontrar en España es la misma que, a mayor escala, hubiera encontrado en el mundo.
   -Entonces, ¿has tenido competencia?
   -Naturalmente.
   -¿Es buena o mala la competencia para ti?
   -Creo que es buena porque obliga. Te das cuenta de lo que están haciendo los demás y te esfuerzas por no quedarte atrás. Esto te lo digo en el sentido de que hace esforzar en el trabajo personal, hacer mejor tu trabajo porque los demás no se duermen en los laureles. Solamente esto, pero por ello no es necesario recurrir a la guerrilla de las envidias tan difundidas por ahí. Cda uno somos cada cual y debemos ir a lo nuestro, con nuestras canciones éxtio y nuestras canciones fracaso. Lo que me parece inútil es pretender que el solo motivo de haber tenido un éxito, una indiscutible canción número uno, queramos obtener otro número uno con la canción siguiente. Creo que en este momento el cantante ya ha marcado su final aunque sea a largo plazo, pero en esta lucha por igualar su éxito, se hunde. Yo quiero que mi carrera artística sea muy larga y no me preocupo por igualar este número uno anterior mío, dentro de unos años seguiré cantando con o sin éxito, pero cantando. En esta medida, partiendo de mí mismo, me importa la competencia.

Material cedido por Aitor Fernández