Hemeroteca de Nino Bravo

Lecturas, Marzo de 1976

 

Vuelve Nino Bravo

Un artista valenciano está preparando una falla con la figura del popular cantante

 

   Las fallas de Valencia se aproximan. En uno de los talleres donde se realizan estos grandiosos monumentos, llenos de ingenio y gracia, una figura va tomando forma lentamente. Una figura cuyo recuerdo perdura todavía en los corazones de tantos españoles que pudimos gozar un día de su voz y su presencia: Nino Bravo.
Regresa de la mano de un artista, don José Azpeitia Ureña, y de una comisión fallera, la de la calle Zapadores. La comisión alentó y puso empeño en la consecución de la idea y el artista se encargó de transformarla en realidad.
A pasos agigantados la figura va cobrando nueva vida. Largos meses de esfuerzo ha supuesto para el señor Azpeitia el modelar y dar fin a esta figura de tamaño natural, facciones de cera y cabellos y cejas auténticos. Una tarea llena de dificultades, ya que por desgracia Nino Bravo no está ya con nosotros y no puede posar para el artista. Así, éste no ha tenido más remedio que guiarse de fotos y recortes de prensa para tratar de reproducir de manera fidedigna el rostro del cantante.
A pesar de todas las dificultades, el parecido es asombroso. Poder contemplar esta figura ahora, nos hace sentirnos transportados otra vez al tiempo en que Nino estaba aún entre nosotros. Nos hace sentir una mezcla de pena y añoranza muy profunda al sentir la ausencia de alguien tan querido que se fue. Recordamos su imagen y sus canciones, a las que Nino sabía dotar de una vida propia y que ocupaban apenas salir al mercado los primeros puestos de todas las listas.
La pose en que el artista ha querido traer de nuevo al mundo a Nino Bravo nos recuerda también una de sus canciones, "Un beso y una flor". Con esta imagen suya, el cantante nos saluda y se despide otra vez de nosotros. Su adiós no es para siempre. De momento, este cantante valenciano que vuelve gracias a una tradición tan valenciana como son las fallas, podrá ser contemplado por todos en la "Exposición del Ninot", y quizá votado e indultado masivamente por el público. Luego, una vez plantada la falla, lo podremos admirar de nuevo en ella. Le veremos levantar su figura al cielo como tantas veces lo hizo; en el cielo de Valencia repleto de humo y fuego de tracas y cohetes.

 

Primer plano de la figura de Nino, preparada para la falla.         La falla de Nino Bravo es obra del artista don José Azpeitia Ureña, a quien vemos en la foto, y de la comisión fallera de la calle Zapadores.

 

Material cedido por Aitor Fernández