Hemeroteca de Nino Bravo

Hola, 25 de Julio de 1970

 

III Olimpiada de la Canción de Grecia

 

   Dedicamos hoy nuestra "Página del Disco" a un acontecimiento musical internacional que en sólo tres años de existencia ha captado la atención de autores e intérpretes de todas las latitudes. Los señores Economides y Takis Cambas, con el apoyo oficial del Gobierno de Grecia, llevan adelante un certamen musical de gran categoría, que tiene una acogida masiva y entregada por parte del público de Atenas. El Estadio Olímpico ha sido escenario, durante tres noches, de esta manifestación, en la que han participado treinta y ocho países: África del Sur, Alemania, Inglaterra, Argentina, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Dinamarca, Egipto, España, Finlandia, Francia, Gambia, Holanda, Hungría, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Líbano, Luxemburgo, Malta, Méjico, Portugal, Rumanía, Suecia, Suiza, Checoslovaquia, Togo, Turquía, Estados Unidos, Yugoslavia, Venezuela y, naturalmente, Gracia, ésta con dos canciones por una de cada país representado. Un jurado internacional, numeroso y competente, fue el encargado de discriminar las tres triunfadoras, con premios que oscilaron entre 25.000 y 300.000 pesetas para autores e intérpretes ganadores, amén de medallas y trofeos. Miembro español del jurado fue el maestro don Rafael Ferrer, expresamente llegado a Atenas desde Barcelona para este cometido.

   Periodistas españoles acreditados en la Olimpiada y presentes este año: Alberto Mallofré, Carlos Marimón, Mariano Méndez Vigo, Joaquín Merino y el reportero gráfico Seguí. Un verdadero mundo de la música ligera el congregado este año en Atenas; una auténtica olimpiada musical, de la que pueden sentirse orgullosos sus promotores, por la perfecta organización en todos los órdenes; un atractivo desfile de intérpretes, con atuendos que fueron del kimono japonés a la más atrevida minifalda; una torre de Babel en la que cabían todos los idiomas y todas las corrientes musicales de la actualidad. Partieron favoritos, a juzgar por las reacciones del público, que llenó las 70.000 entradas del aforo cada noche, Jamaica, con el tema "My wonderful you", y Japón, con "Konnichiwa", demostrando que Oriente entra ya por las corrientes europeas de la música. Ambos países, al final, hubieron de conformarse con un octavo y séptimo puesto, respectivamente. La mejor intérprete, a nuestro juicio, fue la venezolana Miria, que defendió la partitura más original de la Olimpiada: "Balada a Papillon", del colosal Aldemaro Romero. Por poca diferencia, el Premio de Interpretación fue para Lili Ivanova, de Bulgaria.


Augusto Algueró, Premio Internacional


   Resonante éxito el conseguido en la Olimpiada por nuestro más famoso compositor: Augusto Algueró, que muestra con orgullo en la fotografía de Seguí el Premio Internacional al Mejor Arreglo del Festival de Grecia. Su canción, "El adiós", con letra de Fernando Arbex, fue magníficamente defendida por el joven valenciano de prometedor porvenir y grandes facultades que es Nino Bravo. Ambos subieron al escenario del Estadio Olímpico (al conseguir clasificar la canción que representó a España en cuarto lugar, entre treinta y ocho países participantes) a recibir una prolongada ovación de más de sesenta mil espectadores allí congregados. Augusto Algueró dirigió la orquesta las dos noches en que actuó Nino Bravo, y el arreglo orquestal de "El adiós" le valió, por absoluta unanimidad del jurado, esta distinción. Por su parte, Nino Bravo se sintió profundamente satisfecho con ese magnífico cuarto lugar, dada la calidad de las canciones e intérpretes allí presentes.

José Luis Uribarri

 

 Material cedido por F. Javier Fuentes