Discografía de Nino Bravo

Álbumes editados en España

 

Homenaje a Nino Bravo

 

Homenaje a Nino Bravo, vol. 2 (2002)

 

Temas incluidos: Un beso y una flor / Mis noches sin ti / Ni el viento ni el tiempo / Por culpa tuya / Elizabeth / Amanecer / Flor de invernadero / Perdona / Hoy soy feliz / Para darte mi corazón / Arena de otoño / Por fin mi amor / Para qué seguir / Te acuerdas, María / Noelia Bonus track: Libre (con Francisco)

 

Edición especial conmemorativa del 30 aniversario de la muerte de Nino Bravo, publicada por Universal para Movie Music. Los tres compactos que formaban la colección, editada a finales de 2002, eran vendidos en una caja especial que sólo podía adquirirse llamando a un determinado número de teléfono, y no en tiendas de música. Las ventas llegaron a alcanzar las 50.000 unidades, lo que convirtió a "Homenaje a Nino Bravo" en Disco de oro.
Acompañando a la campaña se emitieron diversos espacios en radio y televisión promocionando el lanzamiento. En cada uno de los discos podemos encontrar quince temas en versión original, totalmente remasterizados, y un dueto, además de una biografía de Nino Bravo escrita para la ocasión. La contraportada del CD era la fotografía del disco original "... y Vol. 5", ya fuera en tonos azules, rojos o naranjas según el volumen. El texto que incluía el segundo compacto es el siguiente:

 

Triple caja conmemorativa del 30 aniversarioCD 2: Empieza aquí la segunda parte de la biografía de Nino Bravo. Le habíamos dejado, en el disco anterior, entrampado por la experiencia de su lanzamiento en un teatro de Valencia. Pero las dificultades duraron tan sólo unas semanas, porque Fonogram, sello afincado en Madrid, se interesó por él, le ofreció un contrato y le adelantó veinte mil pesetas (de las de 1969) que les bastaron para saldar su deuda con el Turia y empezar de nuevo desde cero. Las cosas no empezaron demasiado bien, porque los directivos de Fonogram buscaban en Nino un nuevo Raphael y se empeñaron en ponerle a trabajar con Manuel Alejandro, que había sido el gran compositor de Raphael en la década de los sesenta.
Así llegó el primer disco de Nino Bravo, aparecido en 1969 sin éxito aparente. Pero todavía seguiría algún tiempo con la colaboración y en la edición de 1970 del Festival de Barcelona (antes del Mediterráneo), Nino presentó la canción de Manuel Alejandro "No debo pensar en ti", pero sin ninguna fortuna. Parecía que la situación no tenía salida, pero las cosas iban a cambiar radicalmente con el siguiente disco, con dos compositores que, ya para la época, parecían anticuados. Eran el poeta Rafael de León, creador de las mejores coplas de todos los tiempos, y el músico Augusto Algueró. Habían empezado a colaborar juntos y cuando crearon "Te quiero, te quiero", les pareció obligado ofrecérsela a alguna figura de la canción española. Y eso hicieron con Lola Flores. Su hija Lolita, que paricipó en el álbum de duetos de Nino Bravo, recordaba que "mi madre me contó que esa canción la habían escrito para un espectáculo que ella iba a presentar en Barcelona. Pero al final decidieron no incluirla y la siguiente vez que la oyó ya era número uno en la voz de Nino Bravo".
Efectivamente, "Te quiero, te quiero" fue el primer número uno para Nino Bravo y además le sirvió para definir su propio estilo, el de un tenor de voz robusta que no encajaba mucho en el panorama pop del momento, con solistas y grupos de voces escasas y aunque de exquisito gusto. Nino era, en España, el equivalente al Tom Jones británico y hubo de enfrentarse, como él, a cantantes de mucho encanto y escasas facultades. Y en un momento en que estos imperaban, tanto el valenciano como el galés supieron imponer su personalidad y compartir listas y escenarios con ellos. En la cara "b" de aquel disco estaba precisamente "Esa será mi casa" que no logró mucho éxito en su momento debido al brillo de la cara "a", pero con el tiempo se ha convertido en otro de los temas más recordados de toda la discografía de Nino Bravo.
A partir del éxito de "Te quiero, te quiero", la carrera de Nino Bravo fue una vertiginosa sucesión de éxitos que sólo quedó truncada por su muerte. Recordemos que apenas le quedaban tres años de vida. Pero lo hizo todo deprisa, y además bien. Sin salirnos de 1970 participó en dos grandes festivales, esta vez internacionales. El primero fue el Festival de Atenas donde defendió "El adiós" de Fernando Arbex, uno de los componentes de Los Brincos y uno de los autores de más éxito en esa época. El segundo fue el de Río de Janeiro y allí cantó "Elizabeth", una composición del Dúo Dinámico que también contaban sus canciones por éxitos y un par de años antes había sido los primeros compositores españoles en ganar Eurovisión.
1971 fue otro gran año. A él pertenecen otros dos grandes éxitos de su carrera. El primero fue "PUerta de amor", adaptación española de un éxito del norteamericano Gene Pitney que en versión original no pudo darse a conocer en España en vista del éxito logrado por Nino. El segundo de sus grandes temas del 71 fue "Noelia", compuesta también por Augusto Algueró, aunque esta vez sobre letra de Antonio Guijarro. "Noelia" es, junto a "Te quiero te quiero", "Libre", "América América" y "Un beso y una flor", el repoker de canciones realmente inolvidables cantadas por Nino Bravo en su carrera.
Y si no hizo muchas más cosas en este año es porque se pasó un trimestre completo compitiendo, en TVE, con otros nueve cantantes para buscar nuestro candidato al Festival de Eurovisión. Fue en un programa llamado "Pasaporte a Dublín" del que salió vencedora Karina que luego sería segunda en el Eurofestival. A Nino no le importó, porque cada vez parecía más interesado por los festivales de ámbito internacional, excelente vehículo para darse a conocer en nuevos mercados.
Antes de seguir la biografía de Nino, que completamos en el tercer disco de esta colección, hablemos de su segundo dueto. Es el que realizó con Francisco, seguramente su seguidor más cualificado, señalado por muchos como el sucesor natural de Nino. El cantante, valenciano como Nino, recuerda que "la primera canción que yo canté en un festival fue precisamente "Libre". Nino significó para mí ese ejemplo y ese maestro que todos queremos tener. Y he sentido una gran emoción al poder cantarla de nuevo, ahora con él".