Este autógrafo, enviado por Antonio Talaya, encierra tras de sí una historia muy peculiar. A mediados de 1969, Nino Bravo y Los Superson necesitaban renovar vestuario, para lo que contactaron con un sastre valenciano. El sastre confeccionó para Nino un traje blanco y una camisa negra, mientras que para el resto del grupo realizó trajes con los colores de Nino invertidos. Durante una de las visitas del grupo a la sastrería para probarse los trajes, el sastre preguntó a Nino si podía firmar el single de "Como todos" (el único aparecido hasta ese momento) a sus dos hermanas. Nino aceptó gustoso, firmando el disco "Para Carmen Padilla y Pili, con cariño y simpatía". Una historia realmente curiosa para un single único en el mundo.