Biografía de Nino Bravo

Capítulo 1: Los comienzos como artista (1944 - 1969)

 

Los Hispánicos, el primer conjunto de Nino Bravo

El 3 de agosto de 1944, en Aielo de Malferit, una pequeña población cercana a Valencia, nació Luis Manuel Ferri Llopis, futura figura del pop hispano. Su familia regresó a su vivienda de Valencia cuando él apenas contaba dos años. Se instalaron en el número 31 de la Calle Visitación, situada en el barrio de Sagunto. Su padre, llamado también Luis Manuel, se trasladó a la capital buscando nuevas oportunidades en su empleo como vendedor de seguros.

 

Tras una breve estancia en Carcagente, localidad en la que los dos pequeños Ferri reciben la Primera Comunión, la familia regresa a su domicilio valenciano. Desde muy tierna infancia, Luis Manuel (Manolito) muestra un carácter bastante tímido. En el barrio de Sagunto conoce a Vicente López, una persona que resultaría crucial en su futura carrera, y quien se convertiría posteriormente en el bajo de sus conjuntos. Vicente lo relacionó con sus amigos de la calle Visitación. Cuentan que una tarde, cuando Manolito apenas contaba con 15 años, cantó a pleno pulmón el tema 'Libero' de Domenico Modugno durante una visita a la casa campestre de su familia, sorprendiendo a amigos y familiares con su torrente de voz. Aunque en un principio el muchacho intenta restarle importancia al asunto, en su fuero interno sabía que le gustaba aquello, el repetir una canción y adaptarla a su estilo personal, sintiendo todas y cada una de sus palabras. Desde ese momento, Vicente y sus compañeros le dirían que "con tu voz hay que hacer algo más que hablar".

 

Entrada ya la adolescencia, Luis Manuel decide dejar sus estudios de bachillerato para trabajar de aprendiz en una joyería, propiedad de un viejo vasco amigo de su padre, cercana al Jardín Botánico de Valencia. Pero esto no supone una separación de la canción, pues todos sus ratos libres los dedica a su afición: cantar. El aprendiz de joyero progresa muy rápido, y pronto llega a oficial, para ser ascendido a pulidor de diamantes.

 

En otoño de 1961, Manolito forma el conjunto musical "Los Hispánicos" junto a Salvador Aranda y Félix Sánchez. Su primera actuación oficial sería en la Sociedad Coral 'El Micalet', durante la presentación de su Fallera Mayor, y es entonces cuando fascina a todos sus conocidos con una maravillosa e impecable versión de "Only You", un tema de The Platters.

 

El éxito de la primera actuación de "Los Hispánicos" les abre las puertas para la contratación de más actuaciones, entre ellas la participación como grupo de relativa importancia en el Pabellón de la Juventud de la popular Feria de Julio valenciana. Su popularidad comienza a crecer en Valencia y alrededores, realizando actuaciones en Elche, Santa María del Campo Reus, Catarroja, Denia, Montaverrer, Játiva, Aielo de Malferit...

 

El conjunto de Luis Manuel, Salvador y Félix participa en el concurso radiofónico "Fiesta en España", patrocinado por una conocida marca de flan. Tras ganar la segunda fase regional, una injusta decisión del jurado les hace perder la final nacional frente a un rapsoda. "La mejor actuación ha sido la vuestra. No habéis ganado porque vosotros sois cuatro y el rapsoda uno, y sale mucho más barato hacerse cargo de la promoción de una persona", les comentaría el presentador del evento.

 

Es durante su etapa con "Los Hispánicos" cuando Luis Manuel se presenta por vez primera para obtener el carnet profesional de artista junto a sus compañeros de conjunto. El examen tendría lugar en el valenciano Teatro Alkázar frente a 8 examinadores del Sindicato del Espectáculo que, contra todo pronóstico, decidieron suspender a la que posteriormente se convertiría en una de las voces más importantes de la música pop española.

 

"Los Hispánicos" se disuelven en octubre de 1963, tras casi dos años de intensos éxitos. Salvador y Félix deciden labrarse un futuro profesional fuera de la música, pero Luis Manuel no cesa en su empeño de alcanzar su sueño y convertirse en un gran cantante. Así, con 19 años se incorpora al conjunto "Los Superson", en el que su gran amigo Vicente López ejerce como bajista. Salvador Pelejero a la batería, Saturnino Laredo como guitarra rítmica y Josep Bosch como guitarra solista completan la formación original. En un principio, Manolito comienza como sustituto de Carlos Lardíes, solista del grupo, pero pronto se convierte en miembro permanente. En 1964, Saturnino y Josep deciden no continuar con el conjunto, por lo que se incorporan los hermanos Pepe y Vicente Juesas (guitarra solista y teclados, respectivamente). Ese mismo verano, "Los Superson" actúan en la localidad costera de Benidorm, apasionando al público femenino con la cálida y sensual voz de su cantante.

 

En 1966, Luis Manuel es llamado a prestar el servicio militar en la marina de Cartagena. En esta época se hunde moralmente, e incluso llegó a escribir una carta a Vicente diciendo que "lo he pensado muy bien y esto de la música moderna, a pesar del dinero que ahorramos y de las fans, no es suficiente: yo nunca seré como Domenico Modugno, no cantaré más". Vicente comprende que estas líneas son consecuencia de la soledad vivida en el servicio militar. Lo que Luis Manuel necesitaba era una buena oportunidad...

 

Durante el servicio militar de Luis Manuel, Vicente contacta con un joven locutor de la emisora valenciana Radio Popular, y director de la revista "Mundo Musical", quien habla con el grupo para que acompañen a Toni Bernan, cantante del cual se ocupaba por aquel entonces, aunque Vicente le indica que sólo hasta que regresara el suyo, Luis Manuel. El locutor piensa que aún faltaban casi dos años para que regresara de la milicia, y en todo ese tiempo podrían pasar muchas cosas.

 

Al final logra imponerles como instrumentistas en la grabación del primer disco de Toni Bernan, en otoño de 1967, exigencia que acarreó más de un disgusto con el director de la discográfica Sayton, el fallecido Lluís Ferrer. Se llegaron a grabar dos canciones.

 

A su regreso de la mili, Luis Manuel decide darle una última oportunidad a la música. Vicente corre al Club donde el locutor pinchaba discos para decirle que su cantante ya había regresado. Debajo del brazo traía tres discos de los cantantes más conocidos del momento. "Vamos, Vicente, no irás a decirme que tu amigo canta como Tom Jones, Englebert Humperdinck o John Rowles...". Días después, tendría que tragarse sus palabras, ya que no cantaba como ellos, sino que lo hacía todavía mejor.

 

Un recién estrenado día de julio de 1968, frente a uno de los pabellones de la Feria de Julio, el contacto de Vicente López promete ocuparse de Nino, con la condición de escucharle primero en directo. Transcurridos unos días, consigue incribirle en el I Festival de Cantantes Noveles del Ayuntamiento de Vall D´uxó, con el nombre de Luis Manuel Ferri Llopis. En este festival surgió la primera discrepancia entre ellos, ya que Nino estaba ilusionado en cantar "Canzone per te", una canción italiana que iban a cantar otros dos concursantes antes que él. El locutor intenta disuadirle en vano. Cuando Luis Manuel salió al escenario, su ya manager queda tan maravillado por su voz que ni siquiera se fija en que no se clasifica para la final.

 

La siguiente cuestión era buscar un nombre artístico. El representante de Nino baraja miles de combinaciones distintas, hasta que un día de insomnio encuentra una perfecta: Nino Bravo. Luis Manuel daba la impresión de ser un duro pero si lo analizabas bien tenía un gran corazón. Era bravucón y, sin embargo, tierno... ¡ya lo tenía! Bravucón no, pero sí bravo. Nino Bravo.

 

Al día siguiente comunica la noticia a Luis Manuel. Al joven no parece agradarle el nombre: "Mira, lo de Nino no me parece mal pero lo de Bravo me suena a torero y no me gusta". Pasado un día, Luis vuelve con Vicente al despacho y le dice: "Sabes, ya me va gustando el nombre. Seré Nino Bravo".

 

El próximo objetivo del manager sería acudir a las compañías discográficas para que Nino firmara algún contrato. La primera en la que piensan es RCA, que andaba escasa de cantantes de producción propia. Ya en el edificio, Nino efectúa una prueba de voz acompañado por un piano. En palabras del propio representante, "su voz parecía envolver la séptima planta del rascacielos de la plaza de España". El manager pidió escuchar de nuevo la grabación, a lo cual se negó la asistente del departamento artístico, Julia Argerich. Muy enfadados, no dudan en coger un taxi y trasladarse hasta la avenida de América, donde se ubicaba la multinacional Fonogram.

 

Nada más llegar hablan con Luis Regatero, que se encontraba al frente de la editorial, el cual les recibe cordialmente. En cuestión de minutos se presenta allí el maestro Torregrosa, quien puso en un atril la partitura que le entregaron y efectuó la prueba de voz al piano. Luis Regatero y José Torregrosa se muestran interesados en el cantante, así que les dicen que podrían volver con el grupo y escucharle como si fuera en directo. Regatero quedó en que les llamaría en menos de una semana.

 

Manager y artista vuelven a Valencia. Allí, el manager de Nino inserta un anuncio en su mencionada revista, "Mundo Musical", donde le calificaba de espectacular, distinto, sensacional. Nino Bravo y Los Superson muy pronto en disco... Los músicos estaban de acuerdo en acudir a Madrid, y del transporte no había que preocuparse, pues les llevaría la misma furgoneta que les llevaba a las actuaciones.

 

La llamada de Fonogram no se hizo esperar más. Les daban fecha para grabar en el estudio grande. Y allá se marcharon. Ante sus ojos se abría un Madrid sorprendente. Al fin habían llegado a su destino. En los estudios de Fonogram les acogieron como si se tratara de artistas de la casa. Dentro del estudio, la prueba fue rápida y satisfizo a todos.

 

Aquella grabación iba a lanzar a la fama a un cantante que iba a sorprender y cautivar a los santones más influyentes de la radio, prensa y televisión, ya que la discográfica les entregó una cinta a cada uno sin referencia alguna con el objeto de que emitieran su juicio. Todos sin excepción coincidían en catalogar aquella voz como una de las mejores que habían escuchado en mucho tiempo.

 

Pasada la Navidad, el representante de Nino Bravo recibe una carta de RCA en la que se le comunicaba que en referencia a la prueba realizada en sus estudios por el cantante Nino Bravo, les era imposible incluirle en sus actividades discográficas. Lamentablemente, para la firma discográfica se convertía en algo más penoso, en la pérdida de cientos de millones por la incapacitación de su departamento artístico.

 

El 16 de marzo de 1969 se celebra en el Teatro Principal de Valencia la presentación oficial de Nino Bravo, organizada para impresionar aún más a los directivos de Fonogram.  Hacia las diez de la mañana, la Calle de las Barcas era un hervidero de gente que se agolpaba a las puertas del teatro. Cuando se alzó el telón, los aplausos del público eran un clamor a los sones de la potente orquesta. Con traje impecablemente blanco y zapatos a tono, Nino conquistó al público desde la primera canción. Aunque todos los gastos de la presentación tuvieron que costearlos ellos mismos, el éxito fue tal que al día siguiente toda Valencia comentaba la actuación. La gente arrancaba los carteles que anunciaban la efeméride como recuerdo de aquel acontecimiento que sólo unos cientos tuvieron el privilegio de presenciar.

 

Después de ello, Nino Bravo firma su primer contrato discográfico. Aparte de un alto porcentaje de royalties solo comparado con Raphael, Nino cobraría gastos de desplazamiento y estancia mientras grababa o hacía promoción, más 5.000 pesetas por canción grabada.

 

A Fonogram le urge grabar el primer disco, para el que contrata a Manuel Alejandro, un prometedor compositor de Jerez que ya había trabajado anteriormente con Raphael.

 

Nino ya comenzaba a ser popular y, por consiguiente, tenía que viajar. La relación entre él y su manager funcionaba ya basada en el teléfono. A partir de entonces, su primer representante siguió la ascendente carrera de Nino apartado de él, sabiendo que ya no le necesitaría más. Fue a partir de 1970 cuando José Meri se convirtió en el manager de Nino Bravo...

Siguiente capítulo